La rama es una espada
pero no es tan afilada
como tu sonrisa en la cara

(Ana, 10 años, Cádiz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos marcados son imprescindibles *